30.6.16

Beneficios del minimalismo

El minimalismo no es solo una práctica material, si no, mucho más una mental, derivada del budismo zen, destaca la importancia de ser capaz de desprenderse de todo, de ser capaz de observar nuestra vida (no sólo nuestras cosas) y decidir conscientemente qué es lo que necesitamos, y desprendernos del resto, pues sólo nos producirá estrés, desgaste, ruido mental.

De esta forma se pueden obtener una serie de beneficios.

Menos limpieza. Esta parte es simple, entre menos cosas tienes, menos cosas hay que limpiar, y esto se refiere a todo, objetos decorativos, ropa, vajilla, todo. Es impresionante la cantidad de cosas que tenemos que limpiar y organizar, y entre más cosas tengas, mayor es la carga emocional y física de realizar esta mantención.

Más espacio para diversión. Cuando tienes menos cosas que cargar, tienes más espacio en tiempo y físicamente para divertirte, para pasar con quienes quieres, para viajar, para hacer lo que quieras.

Más dinero para ahorrar. Por supuesto ser minimalista es una forma de ahorrar dinero, cuando eres consciente de lo poco que necesitas, compras menos, o aún más importante, inviertes en cosas que realmente te hacen feliz.

Menos estrés. Como se explica anteriormente, ser minimalista ahorra tiempo, energía y dinero, y todo esto, naturalmente se transforma en menos estrés. Cuando no tienes que estar preocupado por limpiar cada una de tus 200 figurillas decorativas para luego verlas llenas de polvo en dos días, o no tienes que buscar en el armario por 30 minutos para encontrar esa prenda que tanto te gusta, o no debes esperar en la fila del supermercado durante una hora cargando montones de bolsas y deudas, te liberas. Así de simple.

Menos impacto al medio ambiente. En tiempos como los actuales, esto es importantísimo, dejar de consumir en exceso provoca un impacto inmediato en el medio ambiente, también entre menos tienes, menos desechas. Y sumando a esto las prácticas de reciclaje, obtenemos una sustentabilidad inmediata. Aplica para todo, objetos, muebles, comida, todo cuenta.

Más experiencias. Cuando pasamos menos tiempo preocupándonos de nuestras cosas, tenemos tiempo y espacio físico y mental para hacer las cosas que más nos gustan, para divertirnos o enfocarnos en el estudio o el trabajo, para iniciar un proyecto, para cambiar de rumbo, cuesta menos si debes cargar con menos cosas. He leído testimonios impresionantes de personas que cuando toman perspectivas minimalistas, se reconocen a si mismos, frescos detrás de todos los objetos materiales, descubren lo que de verdad les hace felices y cambian el rumbo de sus vidas.

Inviertes más en calidad. Cuando comienzas a pensar en lo que de verdad necesitas, dejas de comprar compulsivamente y compras algo a consciencia. Esto significa dejar de comprar zapatos baratos, que tendrás que desechar pronto para ir por unos nuevos, significa comprar unos de calidad, que de verdad ames y trates con cuidado y respeto por sus servicios, y que por lo tanto, duran definitivamente más. Igual que lo anterior esto aplica para todo. Y dicho sea de paso, puedes hacer estas inversiones con lo que anteriormente has ahorrado.

Control y organización. Para un persona como yo, esto es importantísimo, cuando comencé a deshacerme de lo que no necesitaba me di cuenta que además de invertir mucho menos tiempo limpiando y organizando, mantener el control de mis cosas, mantenerlas pulcras y organizadas, costaba muchísimo menos. Y esto genera un impacto en todo, como mencionaba anteriormente, se gana tiempo, se ahorra, se despeja la mente.

Movilidad. Cuando tienes pocas cosas, dejas de tenerle miedo a las mudanzas, sólo tomas una carga ligera y te vas a donde quieras, y no solo cuenta para mudanzas, si no para viajes también, ¿quién no ha experimentado esa horrible sensación de cargar con bolsos gigantes de un lado a otro en vacaciones?. Cuando aprendes a decidir qué es lo que realmente necesitas, cargas con menos, y puedes ir a donde quieras.

Además de estas cosas, siempre habrán muchas que se queden en el tintero, el minimalismo es algo que puede ser profundizado largamente y aplicarse a cada aspecto de nuestras vidas.

Espero esta entrada haya sido de ayuda.

Besos y abrazos ♥.



3 comentarios :

  1. Me encanta!! Siento que necesito esto en mi vida, es demasiado caos. Linda entrada c:

    ResponderEliminar
  2. Adoro el minimalismo, ojala pudiera aplicarlo a mi mente que esta llena de porqueria innecesaria, jajaja.

    Seguire lo que pones en la entrada de alimentacion minimalista, un abrazo <3

    ResponderEliminar
  3. Hola Alice!, hace mucho no publicas en ninguno de tus 2 blogs, espero estés bien, me gustaría saber que ha sido de ti.
    Cariños linda! (:

    ResponderEliminar